cómo dar un buen masaje a mi pareja

Cómo dar un buen masaje a mi pareja ▷ Sorpréndela

Una de las claves para dar un buen masaje a tu pareja son las repeticiones. Esto consiste en pasar las manos una y otra vez por la misma zona con fluidez y sin interrupciones. Hablaremos del efecto que estas repeticiones causan en el cuerpo pero no profundizaremos demasiado en los efectos fisiológicos, porque quiero que este artículo lo entienda todo el mundo. Y especialmente tú que quieres aprender cómo dar un buen masaje a tu pareja.

Uno de los secretos para dar un buen masaje a tu pareja

 

Las repeticiones son fundamentales para dar un buen masaje a tu pareja y es uno de los secretos de los masajistas profesionales. Y es algo que cualquier pareja puede poner en práctica, no importa si estás empezando a aprender a dar masaje porque es muy fácil. Cuantos más pases repetitivos des mejor se sentirán tus manos en el cuerpo de tu pareja.

Y de eso va el artículo de hoy, hay algo en la repetición que al cuerpo le encanta. Hay dos factores principales aquí, un factor fisiológico y un factor psicológico, y vamos a analizar esto.

 

Las repeticiones producen calor

 

La repetición de los pases produce calor y al músculo le gusta el calor porque en ese calor el músculo puede relajarse. Ese es un efecto que crea la repetición y se conoce como hiperemia. La repetición de los pases friccionando sobre los tejidos aumenta el flujo sanguíneo en la zona elevando la temperatura corporal en 2 o 3 grados. Ese aumento de flujo sanguíneo y de temperatura hace que el músculo se relaje y se vuelva más flexible y suave, disminuyendo el dolor.

Puedes ver esto fácilmente cuando tomas una ducha de agua caliente. Con el agua caliente tus músculos se dilatan y se relajan, pero prueba a ducharte con agua fría especialmente en invierno y verás cómo responde tu cuerpo. Con el agua fría todos los músculos se contraen y se ponen en tensión y cuando el músculo está tenso produce dolor.

Las repeticiones aumentan el flujo sanguíneo produciendo ese calor donde el músculo se relaja, así disminuye la tensión y por tanto el dolor.

 

Las repeticiones dan seguridad y confianza

 

Pero hay otro factor psicológico aquí, y es que el músculo se siente seguro en la repetición y confía. Todas las relaciones se basan en la confianza ya sean relaciones profesionales o relaciones de pareja. Esto lo veo con mis clientes, no importa que lleve 10 años dando masajes, siempre tengo que ganarme la confianza con cada cliente.

Al principio cuando tengo a mi cliente sobre la camilla de masaje empiezo con fricciones suaves y noto que su cuerpo aún no está relajado. Entonces uso la repetición para ganar confianza envolviendo varias veces su espalda, hombros, cuello. Después de repetir los pases durante un tiempo llega un momento en que la persona se relaja. Es como si la tensión se va suavizando poco a poco y de pronto su cuerpo se rinde, aparece un suspiro el músculo se abre y ahí se produce el milagro la tensión desaparece, la persona confía, el músculo se relaja y me permite entrar con seguridad a hacer técnicas más profundas.

 

Para dar un buen masaje a tu pareja tienes que ganar su confianza

 

Y eso también sucede cuando das masaje a tu pareja, no importa cuántos años lleváis juntos porque al principio su cuerpo no está del todo relajado. Es una ley de la naturaleza, todos tenemos nuestro pequeño espacio de seguridad en nuestro cuerpo, necesitas ganar la confianza de tu pareja para entrar en ese espacio. Y eso lo consigues con las repeticiones. Cuanto más practiques más lo verás, llegará ese momento en que le estás dando masaje y ella se rinde, se relaja y se entrega totalmente a las sensaciones del masaje.

De manera que, hay un proceso al principio de cada masaje en el que te tienes que ganar la confianza de tu pareja y eso lo consigues con las repeticiones.

 

Conclusión

 

Entonces a la pregunta de por qué al cuerpo le gusta la repetición, es básicamente por dos razones: una es física y otra psicológica. Físicamente la repetición de los pases aumenta el flujo sanguíneo y sube la temperatura corporal produciendo una agradable sensación de calor donde el músculo se suaviza y puede relajarse. Y a nivel psicológico todo se trata de seguridad ya que la repetición no ofrece ninguna sorpresa. Siempre sabemos lo que está a punto de suceder, tras un pase viene otro y otro y otro… Lo que significa que nos podemos relajar bajar nuestra guardia natural y disfrutar del momento y las sensaciones del masaje. Por todo ello es por lo que al cuerpo le encanta la repetición.

Deseo que este artículo te ayude y si quieres aprender cómo dar un buen masaje a tu pareja con las repeticiones, aquí te dejo un vídeo donde podrás ver cómo hacerlo. Tú puedes, así que confía en ti, pon esto en práctica y disfruta mucho con tu pareja.

No hay comentarios

Publicar un comentario

css.php